martes, 19 de junio de 2012

Concierto de Bruce Springsteen (Madrid 17-06-2012)

Bueno, pues lo prometido es deuda, así que aquí va mi pequeña crónica del brutal concierto.

Empezaré desde el principio de los tiempos, cuando me meto en un vagón de metro lleno hasta los topes en el que todos comentan lo que se avecina. A las ocho y poco llego al Bernabéu y me dirijo a mi sitio. ¡Meeeeeeeeeeeec! resulta que me han indicado mal y lo harán otras dos veces, pero por fin me sitúo donde debía. ¡Hala, a esperar! Se me ocurre hacer una foto del estadio antes del concierto. Resulta que como no se me ocurrió coger cámara hasta el momento exacto de salir de casa, está sin batería. De fondo están poniendo algunos temas clásicos entre los que reconozco Anna (go to him). Casi las nueve y media. Nos aburrimos y las olas empiezan a recorrer las gradas y el césped. ¡Eh, eh, que ya salen! 

(Nota: como esto es un escrito y las canciones que pondré son versiones de estudio, no pueden ni por asomo reflejar lo que estaba pasando. Para intentar acercaros, imaginad que estáis en un estadio lleno, en una grada del fondo a media altura y con el viento de cara, que siempre da mucho efecto ;) )

Y empiezan bien fuerte. ¡BADLANDS! ¡Oh, sí! Mientras canto como una posesa, mando un mensaje a mi padre para darle envidia (más tarde me entero de que mi hermano intentó sin éxito contestar en su nombre).


Empieza a anochecer. No surrender. Bien, bien, la cosa no decae.


Le siguen We take care of our own y Wrecking ball. Había ido con un poco de reservas respecto a los temas del último disco, ya que los había escuchado poco, pero los reconozco en seguida y los disfruto igual. De hecho, me parece que muchos de ellos, al tener cierto carácter de "himno", ganan bastante con el directo.




Segundo momento de magia total con Death to my hometown. Acaba de hacerse de noche por completo y todos cantamos al unísono en pleno subidón adrenalínico.


My city of ruins, aunque no me disgusta en sí, se me hace demasiado larga porque Sprinsgteen se eterniza dirigiéndose al público. A ratos lo hace en español, leyendo eso sí, pero se agradece igualmente.


Cuál es mi sorpresa cuando oigo Spirit in the night, un tema que me encanta pero que no creía que fuera a caer. ME GUSTA.


Toca mover el esqueleto un ratejo con Be true. De momento, a pesar de tener asiento, solo me he sentado algunos segundillos entre canción y canción.


Y ahora va Jack of all trades. Totalmente sobrecogedora, el estadio en silencio y un montón de lucecitas de móvil que hacen un efecto de cielo estrellado la mar de curioso.


Recuperamos energías in crecendo con Youngstown y Murder incorporated.



She's the one, en uno de esos momentos de pie y con el viento de cara que resultan del todo irreales.


Parece que tenemos un invitado. Aparece Southside Johnny y Springsteen y él se marcan un auténtico número cómico entre colegas con Talk to me. Parece que se lo pasan como críos, pero seguro que no saben que yo más.


Momento monoso y meloso con Spanish eyes, una primicia como directo. Aprovecho la coyuntura para sentarme un ratillo porque me estoy quedando sin patas (y también sin manos de tanto dar palmas).


Pero dura poco porque la siguiente es Working on the highway y vuelvo a mover el Ohio como si no hubiese mañana.


Una mención a sus tiempos mozos y la música soul preceden a Shackled and drawn, un tema... pues eso, con un poquico de soul.


Con Waitin' on a sunny day todos coreamos y Springsteen sube a un peque a cantar (¿Puedo yo también? Estoy un poco más crecidita, pero soy un llaverico).


Apollo medley (nos lo imaginamos porque no encuentro vídeo decente y soy así de cutre).

The river. #vaportinacho. Corazón en un puño (fue la canción que hizo que me interesara seriamente en su música). Puede que se me saltase una lagrimilla, aunque obviamente solo estamos manejando una hipótesis.


¡OH DIOS MÍO! ¡OH DIOS MÍO! ¡OH DIOS MÍO! También conocido como "¡Eh, está cantando Because the night*!" Me falla que es la versión normalica y no la alternativa (que es la que a mí me gusta y la que dejo aquí), pero teniendo en cuenta las circunstancias, me da completamente igual y me desgañito aprovechando que no se me oye.

*Esta canción en esta versión es una de mis favoritas personales y hace que entre en modo bicho hiperactivo.


Después de esto, My love will not let you down me resulta calmante y todo.



Y lo bien que me viene, porque ahora toca The rising y la cosa se viene... arriba (vale, acabo de ganarme cinco minutos sin amigos, me voy al rincón). (Vuelvo) De nuevo, coreamos a lo bestia.




We are alive no me llama la atención hasta que la oigo en directo. La parte del principio, en plan acústico, es preciosa. La parte más movida suena un poco a lo funeral jazz de Nueva Orleans (sé que mis asociaciones mentales son infames, pero creo que nos hacemos una idea). Y me molan las canciones que mezclan partes diferenciadas.



Con Thunder Road volvemos al chute energético en forma de clasicazo.



Rocky ground no me llama demasiado en su versión de estudio, pero gana bastante en directo y con un porronazo de gente cantando.


CHANCHANCHÁNNNNNNNNNN. Se encienden las luces hasta que parece que es de día. "Are you ready, Madrid? 1, 2, 3..." 

Born in the USA

(Eh, ahora que he puesto el vídeo, el texto de arriba me queda muy acorde con el Boss brincando. Vale, vale, vuelvo a centrarme).

Born to run (" 'Cos tramps like us, baby we were born to run!!! " Y no digo más.)



Hungry heart.


Un baile de mierda multitudinario (es lo mejor) con Seven nights to rock.


En Dancing in the dark suben a una chica a bailar al escenario. Yo, ni corta ni perezosa, me  marco un baile de Carlton en mi sitio, y alguien delante de mí se dedica a lo mismo. 


Tenth Avenue freeze-out (Big man)


Y para cerrar, Twist and shout. Como manda la tradición, con esta pierdo la voz por completo. 

Feliz cual perdiz, parto para casita y me encuentro lo que contaba ayer. Y esto ha sido todo por hoy.





No hay comentarios:

Publicar un comentario