martes, 9 de octubre de 2012

Beat Beat Yeah! (Y cundió la Beatlemanía)

Como ya dije ayer, hoy estamos de celebreision (música de Kool and the Gang, por favor). Y aquí va la sorpresa Beatle que mencionaba ayer. Normalmente, dejo por aquí una canción cada día, pero hoy va a ser una de esas veces que me enrollo un poco más para hablar de mis descubrimientos musicales y directos.

(Empezamos aquí la historia de abuelo cebolleta, pero tened paciencia, prometo que lleva a alguna parte)

Hace unas semanas vi un anuncio en el margen del Facebook que me llamó bastante la atención: en La Sala Live había concierto de Beat Beat Yeah!, un grupo tributo a The Beatles. Así que en décimas de segundo me puse en contacto con la señorita Losada y me aseguré de que fuésemos ahí de cabeza. Llegado el día D, nos plantamos en la sala en cuestión un poco antes de que empezase. La verdad es que no sabía muy bien qué esperar, porque cuando me tocan a The Beatles cuesta que me lleguen a convencer, así que me limité a cruzar los dedos y dejar que cundiese la Beatlemanía (¡Aaah!). Y hubo suerte, desde luego que la hubo, porque la cosa resultó la mar de bien, yo me lo pasé como una enana e incluso me quedé sin voz de cantar a gritos (cosa rara en mí, no sé si sabéis a qué me refiero).
La semana pasada, precisamente el viernes (50-aniversario-del-lanzamiento-de-Love-me-do-blablablá-rollorollo), el mismo grupo volvía a tocar en Derry, un irlandés... En Leganés. A pesar del viajecito, como estamos así de fatal de lo nuestro, ahí que nos fuimos sin dudarlo un momento. Y, en resumidas cuentas, volvió a cundir la Beatlemanía (¡Aaah!) en otro genial concierto.

(Y aquí termina la historia de abuelo cebolleta)

Ahora, cosillas al respecto:
-  Primero, y de suma importancia, por fin he conocido un grupo que versione a The Beatles y me resulte convincente en ello. Imaginad mi sonrisa de orejota a orejota al escuchar en directo y así de bien canciones que para mí son míticas desde que era una canijilla.
- En cuanto a repertorio, lo calificaré con un fetén. Las dos veces que los he visto, ha estado muy bien, variado y equilibrado en cuanto a épocas, discos y estilos, no han dejado palo sin tocar. También diré que me encantó que no se limitasen a los típicos temas más conocidos, sino que también tiraron de alguno más raruno.
- Precisamente la única pega que he tenido ha sido en cuanto a esto, las dos veces cayó I saw her standing there. Resulta que tengo mucha manía a esa canción, pero la verdad es que al ser un directo que invita a ello, incluso la canté aunque con boquita piñonera.
- Todas la veces que después de un concierto me he acercado a hablar con el grupo, he tenido la suerte de que fueran bien majoncios. Esta vez no ha sido una excepción, así da gusto. Incluso puede que me llevase una púa porque yo lo valgo y por ser fan de las guitarras Rickenbacker, muajajá.

Para terminar, ahí van un vídeo y el "reportaje fotográfico".






Trolleando  antes del concierto.

Yes it is

Mi tesssssoro

¡Aaaaaaaaaah!


Cuando la psicodelia alcanza tales cotas que cada miembro del grupo es de un color.


I should have known better

The night before

Fotos 1, 2, 4, 5, 6, 7, 8, y 9 por Raquel Losada. Fotos 3, 10, 11, 12 y 13 por mí misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario