lunes, 29 de abril de 2013

Un par de reflexiones

Y todo esto sale de la entrada de ayer y alguna otra reciente...


Bueno, lo primero, muchas gracias a quienes habéis ido dejando vuestro comentario, da gusto ver que este intento de interactividad es más exitoso que los anteriores, y los que no, podéis animaros a dejar vuestra huellecita en una entrada hasta el viernes por la tarde. 

Reflexión número uno: me gustan las cosas viejunas.
En un comentario, Sabrina (¿te conozco en persona o solo vía internete?) hace alusión a esto, cosa que no niego en absoluto porque es una verdad como una casa. 

Me explico: realmente, me gustan músicas de cualquier época, mi gusto es un batiburrillo incoherente y variado. Si coges mi mp3, puedes perfectamente encontrarte la secuencia Sinatra Mötorhead Beatles Jamie Cullum Mando Diao Metallica Nirvana Norah Jones, por dar un ejemplo. Pero siempre voy a acabar yendo a la música de los 60-70. Es como eso de que por mucho que te gusten cocinas de lo más sofisticado o exótico, esos macarrones con tomate de la abuela van a ser especiales. Esa es la música con la que he crecido, y por lo tanto es el sonido que más me llama.
En fin, me gusta resumirlo como que musicalmente tengo alma de rockera sesentona pasada de vueltas. Y a veces de sus hijas de treintaytaintos y veintitantos... ¿No amáis mi forma de expresarme?

Reflexión número dos: me gustan las cosas raras.
Hace poco hice una entrada sobre voces y pensé en mis voces favoritas. Ahora estoy trabajándome una entrada sobre guitarras y voy pensando en mis guitarristas favoritos. Y en ello, veo una constante. Me he dado cuenta de que por lo general, tanto en voz, como en guitarra, como en cualquier instrumento, lo que hace que algo me llegue no es una técnica muy perfecta (puede estar o no), sino un algo distintivo, peculiar. Ese escuchar un segundo y saber ya que es la voz de Lemmy, la guitarra de George Harrison o la batería de Meg White. 

Bueno, antes de despedirme, felicito a la señorita Losada, que ya es oficialmente una TCP como la copa de un pino, y con mi voz más melodiosa le dedico un "Vooooooolareeeeeeee, uooooooo..."


Y ahora sí, me despido con este tema, ya que el comentario de Sabrina me despertó mi vena Britpop y en él podéis disfrutar de una de mis voces y formas de cantar peculiares favoritas, la de Jarvis Cocker.

2 comentarios:

  1. Graciiiaasss^^(caaantaaree, uooo, o, o).
    Me siento llena de orgullo y satisfacción por aparecer en este blog, ¡toma ya, qué rima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, chata, es lo que tiene ser seguidora y Asesora Oficial de Asuntos Elvísticos.

      Eliminar