martes, 16 de julio de 2013

Die, die, my darling


Ayer hablaba de series. Pues bien, he de confesar que estoy gafada. Sí, sí, gafadísima. Gafadérrima respecto a las series en las que pueden morir personajes. Hoy he comprobado por enésima vez que si me encariño con un personaje, es casi seguro que durará poco. Así que no compartáis personajes favoritos conmigo. O asumid que sufriréis, como yo. Pero no pasa nada, lo llevo bien, solo blasfemo mucho, sobre todo contra George R. R. Martin .

No hay comentarios:

Publicar un comentario