miércoles, 17 de mayo de 2017

Alien, Aliens, Alien al cubo, Alien revenido, Prometeo y el fuego y la Reina Alien en bicicleta (vol 5)

Bueno, pues vamos allá con la última entrega antes de Covenant: Prometheus o La peor expedición científica de la historia. Pero antes de ello, como siempre, rogaré encarecidamente a aquellos que quieran evitar spoilers que vayan a hacer alguna otra cosa bella que no les jorobe la película. Escuchar a los Beatles, por ejemplo, que nunca está de más.









¿Podemos hacer spoilers ya?









¿Y ahora?






La historia empieza con muchos paisajes muy bonitos, de eso te salen un montón de fondos de escritorio muy majos, y llega un señor alienígena que se bebe una guarrería negra, se disuelve cual azucarillo y da lugar a la vida en la Tierra. Más tarde, un par de arqueólogos ven unas pinturas en unas cuevas y llegan a la conclusión de que saben dónde encontrar vida extraterreste y que además estos extraterrestres son el origen de la vida en la Tierra. Con esa irrefutable evidencia consiguen convencer al señor Weyland (de la futura Weyland-Yutani) para que financie una expedición para buscarla. 
Cuando llegan al planeta de destino, podemos ver que el equipo que han mandado son todos profesionales de calidad: estos arqueólogos, que con ver a unos cuantos extraterrestres muertos en una cueva ya llegan a la conclusión de que están todos muertos; un androide al que le gusta jugar al baloncesto en bicicleta, ver Lawrence de Arabia, teñirse de rubio, infectarte con baba alien y pulsar botones como un niño chico; un geólogo fumado que tiene robots mapeadores, GPS y a pesar de ello se pierde; un biólogo que cuando ve un ser que parece y actúa como una cobra, en vez de ir con cuidado se pone a hacerle cuchi-cuchi; una doctora que solo sabe poner cara de susto y recibir golpes; el capitán, que cuenta chistes muy graciosos y toca el acordeón; una rubia con mala leche que solo sabe correr en línea recta, y el señor Weyland, que no estaba muerto, que estaba de parranda y parece una pasa con insolación pero quiere vivir eternamente.
Visto lo visto, la verdad es que la cosa tampoco podía salir muy bien. En resumidas cuentas, gracias a que el androide va como un crío, y si el resto son científicos, yo exijo mi doctorado porque estos van con la misma pericia que yo conduciendo en el GTA, acaban casi todos muertos menos la arqueóloga del principio y David, el androide. Los que no mueren por infección, mueren por cabrear a los extraterrestres que salían en las pinturas del principio, porque quedaba uno vivo y cuando ve a esta panda de angelitos, dice "si nos han salido así, apaga y vámonos". Y la pobrina que sobrevive acaba teniendo que sacarse un alien por cesárea, porque esta es una saga que en general te anima a la maternidad, pero no pasa nada porque luego corre y salta sin problema. Y del calamarcillo que se saca, acaban surgiendo nuestros queridos aliens.

Hay mucha gente que puso esta película fatal, pero la verdad es que como película yo la disfruté mucho. me gusta cómo conecta con la saga y visualmente es espectacular; si bien es verdad que tienes que hacer mucho esfuerzo para creerte que toda esta gente sea así de incompetente. Recomendable como película, no recomendable como modelo de actuación científica o en la vida en general.



No hay comentarios:

Publicar un comentario